Cultura de la Palma Canaria, La Cultura de los Oasis

Cultura de la Palma Canaria, La Cultura de los Oasis

Textos: Juan Montesinos, Macarena Murcia Suárez – Fedac, Aider La Gomera Cabildo de Fuerteventura, Yuri Millares, FAO, Gerardo Mesa Noda y Eduardo Franquiz.

Pocas especies de plantas se han convertido en un cultivo agrícola tan estrechamente conectado con la vida humana como algunas palmeras del género Phoenix, entre ellas la palma canaria. Uno puede ir tan lejos como para decir que se pierde en la historia del tiempo. La palma no sólo proporcionaban una comida concentrada de energía, lo que podría ser fácilmente almacenado y llevado a lo largo de los largos viajes, sino que también crea un hábitat a la población que ha proporcionando sombra y protección de los vientos. Además, de la palmera se ha obtenido una variedad de productos para su uso en la producción agrícola y para utensilios domésticos, y prácticamente todas las partes de la palma ha tenido un propósito útil. Pero si la palma tuvo un impacto en la vida humana, la influencia es recíproca, porque a través de un largo proceso de aprendizaje y experiencia, el cultivo de palmeras ha ido adaptado a las necesidades de la comunidad.

Por lo tanto, el agricultor-artesano aprendió a dirigir la productividad de las palmeras en su propio beneficio, limitando el número de plantas por hectárea, seleccionando su sexo previa plantación. Él empezó a cuidar su palma, el aprendizaje de los beneficios de sus hojas, raíces, frutos, savia, fibras y tronco. Este proceso ha existido durante miles de años, por lo que es posible adaptarse a distintos medios, incluyendo los desiertos.

El origen exacto de la cultura de la palma se ha perdido en la historia, pero las pruebas de cultivo de palmeras se remonta a 4000 ac en lo que hoy es el sur de Iraq. Sin embargo, las referencias a las palmeras también se han encontrado en el Antiguo Egipto, y parece haber un consenso en que la primera forma de cultivo de palmeras coincidió con las civilizaciones más antiguas y se originó en el noreste de África, se extiende al noreste en el delta del Éufrates y el Tigris. A partir de ahí, se han extendido el cultivo de la palma, ya sea a propósito o accidentalmente.

mapa_graLa cultura de la palma tiene una expansión en dos corrientes resultado de acontecimientos históricos, una primera que desde Mesopotamia se distribuye hacia oriente, existiendo manifestaciones antiguas en La India , Pakistán y toda la Península Arábica , y una segunda corriente que se distribuye en una corriente ancha hacia el norte de África llegando incluso al Atlántico a través del Sahara, y hacia el centro-norte de África. Fuera de estas corrientes las concentraciones son mucho más localizados.

La palma canaria (Phoenix canariensis) es un endemismo vegetal que fue usado con frecuencia por los antiguos canarios. Según las Crónicas, los aborígenes emplearon la planta como fibra vegetal para la elaboración de múltiples y variados objetos, sogas, redes, velas, embarcaciones, exvotos, etc.

Es de suponer que esta cultura era común para todas las islas del Archipiélago, como así lo recoge la cita de Pedro Agustín del Castillo (1737) para Gran Canaria: “Cortaban las palmas por los cogollos y disponiéndoles el corte de suerte que destilaba en un odre que hacían de piel de cabrío, recogían mucho, pues este árbol destila con abundancia hasta esquilmarse, y de él hacían vino, vinagre, miel y azúcar.” Sin embargo, debido a la cantidad de palmas y a otras razones socioeconómicas e históricas, en La Gomera esta cultura ha pervivido hasta la actualidad, modificándose y evolucionando. Ya en los textos históricos nos encontramos abundantes referencias a la importancia de la palma para los antiguos gomeros; así, hemos escogido estos dos testimonios relativos a sus aprovechamientos tradicionales:

usos20_graLos otros palmerales de Chipude son muy extensos pues se extienden hacia la parte del sur, casi hasta el valle de Santiago. (…) Se aprovechan mucho estas palma, pues haciéndolas una cortada en el tronco destilan por ella un tipo de licor, que se usa como vino, muy agradable y bueno para degustar. Existen tabernas donde se vende. Para aprovecharlo mejor ponen un tubo desde la cortada hasta la entrada del envase que va a llenar. Lo demás es beberlo. (Gaspar Frutuoso, 1590).

De las palmas que como hemos dicho se crían en abundancia en toda la Isla y sobre todo en Venchigigua se estrahe un Liquido por medio de una sangría que se le hace al pie del cogollo (o palmito) curándola todos los días antes del obscurecer en las 24 horas se toma dos veces «y es bien seguro que» da de 18 a 20 cuartillos castellanos de dicho liquido el mejor refresco conocido sobre todo si se toma al pie de la palma. Del indicado liquido se hace la miel muy fresca y pectoral, véndese a 14 o 16 cuartos el cuartillo, ala par que el guarapo se vende a 2, para hacer la miel ha de hervir el liquido hasta reducirse a una quinta parte sin otro ingrediente que el de tomar bien el punto.

usos19_graSegún el vulgo, los antiguos antes de la conquista usaban apasto este liquido, pero ninguno dice como lo conservaban, así por el contrarío tenían palmas constantemente abiertas pues bien sabido es que una palma esta dando liquido con mas o menos fuerza «dos meses por lo menos» cuanto mas calor mucho mejor. Yo he probado su conservación en botellas y no he podido guarecer ninguna tal es la fuerza de la fermentación, se provo en un barrilito y cuando transcurridos 4 meses se abrió resulto un brevaje fétido que no se podía tragar, luego el secreto de los antiguos no es conocido. (Juan de Castro Ahita, 1856).